Mónica Cruz tampoco se ‘casa’ con la prensa

El apellido Cruz no le pesa a Mónica, que sabe utilizarlo sólo para su propio beneficio. Gracias a él diseña bolsos, firma contratos, figura como imagen de firmas de vestidos de novia… Y en él se escuda para convertirse en la más reservada de las famosas españolas, siempre detrás -y a la sombra- de su hermana Penélope Cruz. Claro está.
Tan Cruz es que comparte representante con ‘Pe’, Antonio Rubial, el autor del envío del desmentido del embarazo de la mujer de Javier Bardem cuando éste iba ya por su tercer mes. Este jueves, también era Rubial quien custodiaba a la actriz y bailarina en su presentación como imagen de la última colección nupcial de Aire Barcelona.

La expectación era máxima, al coincidir el acto con el anuncio del embarazo de su hermana. Una treintena de medios se dieron cita en el céntrico hotel madrileño Selenza a las 11:30 h. de la mañana. Mónica apareció, posó durante unos tres minutos y habló en el intervalo de dos, ante decenas de micrófonos. A las 11:40 h., Rubial, que no quería soltar la mano de Mónica y no se separó más de 50 centímetros de ella para escuchar bien lo que decía, se la llevó del brazo impidiendo que nadie se acercara a ella.

“Todo muy bien. Todos estamos muy felices”, dijo a los periodistas que la preguntaban por la noticia de que va a ser tía en breve. ¿Nacerá este año? “No sé”. ¿Va a ser niño o niña? “No voy a hablar de eso porque no es algo mío”. ¿Has hablado con tu hermana? “¿Tú qué crees?” ¿Cuándo te veremos a ti vestida de novia ante el altar? “No lo sé” ¿Hay alguien? (esquiva la pregunta y contesta a la siguiente) ¿Qué proyectos tienes para este curso? “Tengo la serie Águila roja y seguimos con el tema del diseño” ¿Grabarás algo con ‘Pe’? “No, de momento, no”. Fin.

Las decenas de periodistas que vieron cómo su representante se la llevaba del brazo no daban crédito y, al seguir coleando la polémica del mal proceder de Penélope y su equipo de representación con la prensa española, en los corrillos sólo se hablaba de eso. No del embarazo de Penélope. “No es culpa de Antonio. Él sólo hace lo que le manda Penélope. Es ella quien está haciendo las cosas mal”, se escuchaba.

La anterior imagen de Aire fue Paula Echevarría, la modelo casada con David Bustamante y madre de su hija Paula. Vestida de novia, ella sí contestó a las preguntas de la prensa. Consciente de que los medios, además de buscar su foto vestida de blanco, querían declaraciones, Echevarría las dio. Ya se sabe que hay formas y formas de hacer.

Fuente: vanitatis.com

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.